Andrés Valenzuela

(Ejercicio audiovisual de memoria en aislamiento).

 Ok Google, busca “Nefando”: Nefando-da, persona, acción que es aborrecible por ir en contra de la ética y la moral.

[Marineros Sodomitas 1873 (la palabra homosexual no era utilizada en el siglo XIX). El guardiamarina Carlos Eledna y el marinero José Mercedes Casanga son sorprendidos a bordo de la Esmeralda durmiendo semidesnudos, se les acusa de sodomía. Prat fue parte del jurado. Se los condenó a diez años de cárcel por este “pecado nefando o crimen sodomita”.

Antes de ser desembarcados en Valparaíso, fueron azotados frente a toda la tripulación, sesenta latigazos en la espalda a cada uno, “el joven… sólo resistió cincuenta azotes antes de desmayarse vomitando hiel por la boca”.] Alan Ortega Becerra, (2002). «1848-1879: Los tiempos de Prat». Historia ilustrada del célebre combate naval de Iquique.

[Tal es el caso presentado a bordo de la corbeta Esmeralda (Gaceta, 1873), en donde Arturo Prat actuó como juez de la causa, y en donde además es posible determinar las culpabilidades, a partir no solo de las declaraciones de los inculpados, sino que resulta determinante el informe del médico de a bordo que examinó los órganos genitales de los acusados…

El profesor Federico Puga Borne, en su compendio de Medicina Legal (Puga, 1896 pp 88,89), se apoya en Tardieu, para la descripción de la tipología del sodomita, definiendo los tres rasgos principales, que les caracterizan, “Los individuos entregados a este vicio presentan casi siempre sus señales. Cabellos encrespados, mejillas pintadas, cuello descubierto, talle apretado, los dedos y vestidos cubiertos de alhajas, toda la persona perfumada, dan a la fisonomía de estos individuos un carácter sospechoso” (Puga, 1896). Todo esto para el reconocimiento exterior, además de la falta de pilosidad que posteriormente agregaron otros facultativos.

Respecto de los signos más locales de los sodomitas pasivos, se encuentra el ano infundibuliforme, “el aflojamiento de las nalgas que adquieren una forma de cucurucho con el orificio dilatado y colocado profundamente como embudo” (Puga, 1896) reconociendo que “algunos legistas pretenden que este signo no es importante, porque no se presenta en la mayoría de los casos…Tardieu lo pudo comprobar en 174 de 197 casos (Puga, 1896)”. Otras características serán la relajación del esfínter, la desaparición de los pliegues, excrecencias y vegetaciones (condilomas), engrosamiento de la mucosa, fisuras y hemorroides. Para la medicina legal, el sodomita activo posee características peculiares consistentes.

“en una gracilidad especial del miembro viril, en un adelgazamiento progresivo que da al pene de los sodomitas una forma puntiaguda y afilada que recuerda la disposición del órgano de los perros”. Tardieu que ha hecho notar estos signos, habla también de una prolongación desmesurada del glande y de un cambio de dirección del meato, de tal suerte que el pene ha sufrido una verdadera torsión (Puga, 1896).] Leonardo Fernández Lara, (2015). «Del delito-Pecado al delito-enfermedad. Construcción de la homosexualidad en Chile.

__

Y nunca nos olvidemos que no solo hubo encarcelamientos y latigazos, en nuestra corta historia nacional se cuenta sobre diferentes tipos de tortura, ahogadxs, calcinadxs, colgadxs, violadxs y sumando… Porque fuimos la enfermedad, la aberración, el pecado, desde el mismo momento en que el colonizador con su cruz pisó estas tierras, hasta hoy. 

29 de junio del 2020, Santiago, Chile. 

Accionan: Andrés Valenzuela y Dinko Covacevich.

Ejercicio audiovisual que rescata imágenes creadas el primer mes de confinamiento. El video reflexiona sobre la pérdida de un ser amado en tiempos de pandemia, bajo una mirada biológica, natural, en donde la muerte da paso a nueva vida. Relacionándolo con el adormecimiento de la lucha social que sucumbe ante las medidas de shock y control del estado chileno, pero con la esperanza de volver a florecer en un nuevo estallido de primavera.

 

Realizado junto a mi compañero Dinko Covacevich.

 

Santiago, 19 de abril del 2020.

Acción realizada en mi hogar, en aislamiento el 02-08-2020, Santiago centro, Chile.

Cuando ideaba estas imágenes, pensaba en el Estado como un padre machista, con soluciones brutas y forzadas. Con alimentos producto de negociados para su sector, algunos de dudosa calidad y procedencia, entregados selectivamente. Para las personas en situación de calle del barrio no hubo cajitas, solo algunas donaciones de lxs vecinxs y los cartones. También pensaba que seguramente la gente habría gastado mejor ese presupuesto en alimentos de calidad. Era super obvio, pero todes nos quedamos calladitxs, si igual había hambre, en muchos sectores aún hay.

En mis lecturas investigaba sobre los métodos de tortura de la inquisición católica y llegué al tormento de agua, ya pude materializar la imagen que quería para decir lo que tenía atorado. Además, en mi cuerpo me sentía como un animal encerrado, impotente y ya entregado, sin energía vital, de esos de las granjas de producción intensiva, por eso el título “estabular”, pareciera que la producción es lo único que importa. Por otro lado, la palabra hambre se volvía emblema del pueblo y me acordé de haber leído del CADA y su acción de la leche durante la dictadura de Pinochet, para hacer la cita utilicé la que venía en las cajitas de alimento. Toda la idea terminaba de cuajar y aunque estaba nervioso por mi primera vez poniendo el cuerpo a la obra, me lancé nomás, para entender y registrar mejor las performances de otres, tenía que hacerlo, vivir la experiencia en primera persona.

Al momento de comenzar a editar el material ya grabado, aparecieron en los medios las sospechas de alimentación forzada contra los presos políticos mapuche en huelga de hambre. Lo que sería un crimen más contra los derechos humanos en Chile, coincidencia horrible para cerrar.

 

Libertad a los presos políticos Mapuche y de la revuelta social!

 

Experimentación videoperformance realizada junto a mi compañero Dinko Covacevich, registrada por mi vecino Ariel Ignacio Guerrero.

Musicalización del registro por Charly Apoquindo

Secuencia de imágenes proyectadas con mapping sobre cuerpo, que reflexionan sobre la memoria y mi nueva idea de patria producto de lo acontecido en Chile este último año, una historia en eterno dejavú.

Ahora que ha muerto mi idea de patria, busco nuevos emblemas, quizás resignificar o simplemente pisotear los que me fueron impuestos. La bandera y su tricolor, la cueca, el himno y su mar que tranquilo te baña y oculta cuerpxs silenciados en una historia nacional obscena. Ya no siento pertenencia a esta tierra devastada, como leí en un rayado en la pared durante mi primera salida de este confinamiento; nuestra única patria es la amistad, los amores, los afectos, resistencia lesbiana y disidente.

Gracias a mi compañero Dinko Covacevich por poner el cuerpo en esta obra.

Inspirado en “A Chile”, del artista nacional Elías Adasme.

Registro realizado el 7 de mayo del 2020 en mi hogar, Santiago de Chile.