Fotografía por: Óscar Milano

Hace tiempo
las luces abrían caminos.

Entonces había polvo
sobre la piel.

Me trepo sobre tus hombros.
Como una oruga
subo pliegue a pliegue
encuentro en tu boca
otro silencio.
Voy borrando de tu cuerpo
la escritura.

Parece que en cada roce
me llenaras de palabras
pero no bastan.
No alcanzan
a desgajar mi bozal.

Las miradas se pierden,
rotundo el hondor
de la saliva originaria.
Raspa, incluso
roe
suaviza el límite que nos separa.

Parece que jugamos.

El viento nos alienta
desde las colinas,
despliega sobre ti
lo tibio
cuando baja raudo
cuestionando lo sensible.

Encuentro dentro
una hogaza de calor
una mancha silvestre
que acuna mi miedo.

Consigo deshojar en ti
lo áspero.
Desarmo
vértebra a vértebra
tus primeras lecciones.

Cada espacio que visito
se llena de tu rostro.
Ahí en el gesto,
en tu mirada que dice basta
que ya no sostiene lo grave
se ubica, cóncavo
otro lugar
donde las manos consiguen
deslizarse sin daño.

Me trenzo
donde termina
el campo de tu visión:
la ternura
recogida prematuramente.

El horizonte se bifurca
espalda contra espalda
un arco se tensa y dispara
no flechas;
candidez que urde
adentro, siempre adentro
otro relato.

Entonces nos hacemos livianos
Leves.
Habitamos lo íntimo
A destiempo.

 

Texto por: Rodrigo Ortega

Óscar Milano, Artista venezolano egresado de la Universidad Central de Venezuela. Cuenta con más de 35 años dedicados a la investigación visual sobre el cuerpo masculino, el desnudo y el erotismo.

Fundador y Director Creativo de la revista digital “EL: Erotic Life”, en la que se muestra el trabajo de artistas latinoamericanos que abordan la expresión masculina y el desnudo como discurso central de sus obras.

Rodrigo Ortega, Escritor y poeta. Licenciado en literatura hispánica y Profesor de Lenguaje y Comunicación Universidad de Chile. Autor de Salibario (2011) Editorial Moda y Pueblo. Desagüe (2013) y Gorriones (2020) . Escritor y columnista en revista Erótic Life Magazine.